“Guardaré piernas para el retorno”, decía cuando llegaba al 11K  e iniciaba la segunda parte de estos esperados 21K en Curicó. La sensación de que en cualquier minuto pinchaba o me quedaba sin gasolina, me llenaba de incertidumbre aunque el ritmo ya bajaba de los 4:30, demasiado rápido para mi. Llegaba al 16K y los últimos kms los haría con todo. Gemelo izquierdo, un pinchacito, isquiotibial derecho lo mismo… en mi cabeza daba vueltas y vueltas la idea de que no he hecho mucho fondo y mis piernas de seguro se fatigarían… mágicamente remataba los últimos 2K a 4:17 y cruzaba la meta en 1h34m, una marca que no veía desde 2005 en mis registros…

Este junio lo recordaré como uno distinto, como aquel donde inconscientemente apliqué una estrategia de entrenamiento diferente, donde los volúmenes de carga disminuyeron bastante y la incertidumbre pasó a una total alegría con los resultados obtenidos.

Trabajo alrededor de 10 horas al día, más los ajetreados días que demanda buscar casa, el tiempo para los amigos, y las responsabilidades normales de una familia, me dejan con muy pocas opciones para entrenar. Solía hacerlo muy temprano por la mañana, a eso de las 5:30AM partíamos (junto a un amigo) a senderear por el San Cristóbal. El frío, el desgaste laboral, el maldito horario que te deja sin luz y la poca motivación, habían hecho que este camino no resultara del todo bien. Los postpega se hacían difíciles de organizar, con los “incendios” laborales que siempre llegan a última hora del día, no sabía si lograría zafar e irme por unos kms… nunca lo logré. Los días hábiles de Junio sumaban 0 en mi historial de kms, ni un puto km entre Lunes y Viernes… nada.

Junio se me hacía difícil, sobretodo porque para los 4 fines de semana, tenía ya agendadas carreras.
Sábado 06: Climbing Tour
Domingo 07: Control subida Aguas de Ramón
Sábado 13: Putaendo 35K
Domingo 21: 21K Corrida Curicó
Domingo 28: Torrencial Valdivia 45K

Abril y Mayo habían sido un periodo de progresión luego de haber parado 2 meses. Nunca pude superar los 60K semanales, algo muy por debajo de lo que el 2014 logré hacer (80K-90K). Partía todo mal y la desesperación e incertidumbre me empezaban a “cagar la cabeza”. En junio no he logrado nunca correr entre un Lunes y un Viernes… todo se iría al tacho de la basura.

Pero hubo una actividad, un tipo de ejercicio que logré seguir haciendo durante este mes. Se trata de los Entrenamientos Funcionales en KMP, Kinesiología y Medicina Preventiva. Básicamente, todos los martes y jueves entre las 19:00 y 20:00 horas me pongo bajo las directrices de Luis, el profe en KMP, quien nos guía en una serie de ejercicios funcionales, donde calentamos por 10′, realizamos flexibilidad dinámica, estirando gran parte del cuerpo, mucha coordinación y equilibrio. Lo tercero que realizamos es el corazón del funcional, técnicamente conocido como HIIT (High Intensity Interval Training), se trata de 8 estaciones de trabajo, en ellas, realizamos diversos ejercicios de alta intensidad enfocados en diferentes partes del cuerpo, brazos, piernas, abs y espalda. En cada estación trabajamos entre 30 y 50 segundos, de manera intensa y focalizada, dando un 120% de si, dejando sólo 15 segundos de descanso entre cada estación. Al finalizar las 8 estaciones, 1 minuto de descanso y por la siguiente.
Todo finaliza con un “postre” de ejercicios enfocados en el core; abs y espalda, más flexibilidad final para cerrar un entrenamiento funcional entretenido y con resultados, que me han sorprendido bastante.

IMG_7543La sorpresa me la he llevado ya que he tenido muy buenos resultados, o por lo menos no como los que esperaba, a pesar de sumar 0 kms en la semana. Por ejemplo, el primer fin de semana del Climbing Tour, llegué sólo 1 minuto tras aquellos que andan en mi mismo tiempo. El domingo del control en Aguas de Ramón, logré realizar mi segundo mejor tiempo histórico en esa subida de 8,6K, y luego en la bajada, simplemente volé. En Putaendo 35K, mi tiempo de 2014 era de 4h38m, y con hacer 4h15m me conformaba. Crucé la meta 43 minutos más rápido que 2014, cerrando una gran carrera en 3h55m. La calle había sido, después del accidente donde me fracturé la tibia, un serio enemigo, había probado en un par de ocasiones aplanar las calles en carreras, siempre con resultados nefastos que me alejaban aún más del cemento. El domingo 21, me paré bajo el arco de partida buscando simplemente mantenerme bajo los 5′ x kms y sin dolor. Increíblemente el ritmo resultó en 4:37, yendo de menos a más… rematando a 4:17 y con un 1h34m para los 20.5K de carrera…

Los resultados han sido notables, a pesar de sumar 0 kms entre lunes y viernes… sólo aplicando entrenamientos funcionales. Claramente tengo un pasado donde me acostumbre a cargas semanales altas y hoy compito apelando a esos kms acumulados, pero no deja de sorprenderme que puedo mantener y mejorar el nivel de competición con los entrenamientos funcionales. Además, el hecho de bajar las cargas de kms semanales, implica un menor exposición a torceduras, lesiones o caídas, las articulaciones y musculatura están sometidos a menores impactos y eso protege el cuerpo y da mayor confianza en correr sin estar tan golpeado.

Me doy cuenta de que no son sólo un complemento al entrenamiento de un corredor, sino una tremenda y exitosa estrategia para mejorar el nivel y lograr los objetivos trazados…

Veré que es lo que pasa este domingo cuando ya no sean 21K ni 35K, sino 45K con 2.400 metros de D+ los que tenga que enfrentar poniendo a prueba los funcionales y su impacto en la mejora del nivel.

Cualquier consulta sobre los entrenamientos funcionales, las pueden hacer directamente a KMP, a través de su sitio web: www.kmp.cl, al email de ellos contacto@kmp.cl o llamando al (+56)02 28947231.

Éxito.!

Felipe Duarte E.

Read More →

Desde hace un tiempo hemos venido escuchando sobre la importancia de tener un ranking nacional de corredores,. Varios han sido los esfuerzos por construir uno, pero por fin un grupo de trail runners, donde me incluyo, hemos logrado trabajar a fondo y con mucha dedicación en lo qu ehemos denominado como RUNQUIN 2015.

Básicamente este Runquin está enfocado en las carreras de cerro, definiendo 4 series más un ranking “Starter” para motivar a los que van iniciándose en este tipo de running.

Las series de carrera buscan motivar a los corredores a correr sin importar la distancia.

  • XL Series (mayor o igual a 100K)
  • Large Series (mayor igual que 60K menor a 100K)
  • Medium Series (mayor igual que 25k y menor a 60K)
  • Small Series (mayor igual que 15K y menor a 25K)

Las carreras que quieran estar dentro de este Runquin debenrán comunicarse directamente con la organización de este al correo RUNQUIN@GMAIL.COM

 

Para conocer mayor detalle de las distintas series, cuáles son las carreras que hasta ahora están contempladas, te invito a que visites el sitio web del RUNQUIN 2015 haciendo click AQUÍ.

 

Read More →

Llegaba a Andes Infernal con sensaciones encontradas,  por una parte confiado en poder completarla pues había hecho un entreno en altura la semana anterior y pese a que me faltaba mucha energía por haber corrido los 80K de vulcano la semana anterior no tuve ningún síntoma de mal de altura, por otra parte el que solo hubiera hecho un entreno en altura y que venia de estar el mes de octubre parado por una fractura de costillas solo pudiendo entrenar constante a partir del mes de noviembre, junto con una subida al refugio Agostini del año pasado donde la pase mal me hacia dudar … pero bueno excusas aparte  allí estábamos a las 4 de la mañana en la línea de salida , trate de tomármelo bastante tranquilo e integrarme aproximadamente en la mitad del grupo de coger ritmo y entrar en calor. El cielo se veía espectacular siendo que no son los mismos paisajes me recordaba en gran medida por la cantidad de estrellas, por el frio y por el viento que nos pegaba en las zonas mas expuestas a los primeros kilómetros de ultra trail de Torres del Paine.

BORJA_03El primer tramo fue prácticamente camino vehicular hasta llegar a  Tres Puntas me toco ir con Pablo Garrido y hasta nos daba para conversar un poco del trabajo, las carreras las familias , amigos en común etc… Pasado tres puntas el camino se vuelve sendero y en bajada la cual hice con bastante precaución pues no me sentía seguro del todo con las zapatillas que llevaba , pues hacia tiempo que no las usaba y con la oscuridad y preferí ser mas conservador así que chao Pablo (obviamente el se escapo para adelante) y empecé a hacer mi carrera siendo pasado por un corredor mas (o dos?) en esa bajada.

Llegando a la zona de piedra numerada y ya con luz de día , toca cruzar un riachuelo donde había puesto un tablón para facilitar el cruce de corredores, el caso es que piso una piedra mojada que había antes del tablón  me resbalo y me voy al suelo, mojándome un pie y dándome un fuerte golpe en la parte lateral glúteo un poco mas abajo de la cadera, me rehago me subo al tablón que también estaba resbaloso y paso como puedo junto con Rosita la ganadora en mujeres que venia justamente detrás mío y que me sujeto.

Después me quedo un rato doblado doliéndome del golpe viendo como Rosita se aleja, me extraño que ni siquiera me preguntara como estoy, pero bueno tampoco le di mayor importancia, quizás lo hizo y no la escuché, dada la situación en algún momento paso por mi cabeza que aquello era el fin , pero me dije “que coño” no tienes roto nada no es mas que un golpe y estas cosas se pasan corriendo , me tome un analgésico que llevaba y al rato el dolor fue decreciendo aunque sentí que me limitaba un poco el movimiento. En esas también conocí  a Xim que es otro español que estaba participando en los 51K intercambiamos unas palabras y quedamos de tomarmos una sopa en federación.  Según nos íbamos acercando al refugio federación el frio ya se iba poniendo serio de verdad así que paré un momento y saque otros guantes y me los puse encima de los primera capa que había llevado hasta ese momento.

Llego al refugio junto con Fabi Nazarian quien me paso justo en la puesta de guantes , 10 minutos de reposo obligatorios, medición de la saturación de oxigeno , sopa , cambio de un buff por un gorro y como nuevos a afrontar la subida al plomo. En federación nos cuentan que no vamos a hacer cumbre por los fuertes vientos y que sería hasta la pirca que esta a unos 5100 metros sobre el nivel del mar(realmente esto lo deduje yo porque la chica que le pregunte no sabia indicarme hasta donde), yo conocía hasta el refugio Agostini a 4600 metros por lo que llegar hasta la pirca si bien no era hacer cumbre era motivante.

BORJA_01Salgo del refugio Federación y tomo el sendero/acarreo que sube al plomo era bastante dificultoso avanzar por la pendiente, el terreno y sobre todo por el viento miraba hacia arriba y veía otros corredores agachados descansando y protegiéndose de las fuertes ráfagas de viento, para atrás aun no veía a nadie saliendo del refugio federación pero sabía que venía Marco detrás y que iba a salir del refugio , el es mi cuñado , corremos muchas carreras juntos y siempre es una motivación mutua tratar de “ganarnos” . En la subida me voy topando corredores de vuelta que ya hicieron “cumbre” y bajaban de nuevo a federación los mas adelantados que me cruce fueron Troncoso que terminaría cuarto y Pablo que fue quinto, al rato con también con Jaime ya en  al sector de la hoya ,me estoy sintiendo bastante bien , mejor de lo esperado y sin síntomas de mal de altura veo a corredores a 200 o 300 metros adelante pero no da para ir a por ellos, por detrás veo también 3 o 4 corredores y voy tratando de mantener la distancia. Hace frio pero voy bien tapado por lo que no lo sufro mucho aunque a veces es difícil avanzar por el viento que te tira para el lado, una cosa que me hace percatarme de lo fuerte que estaban el clima es empezar a escuchar crujir mis botellas de agua se habían congelado.

Una cosa que me empieza a descuadrar ya estando cerca del refugio Agostini es que empecé a ver gente de vuelta que llevaba relativamente cerca, eso significaba que no se estaba llegando a la pirca como yo pensaba sino como me confirmo otro corredor que iba de bajada se daba la vuelta en el refugio, fue una mezcla de decepción por una parte porque el reto era subir el plomo  pero por otra un alivio pues la carrera sería menos infernal o eso pensaba en ese momento. Me cruzo con Xim que viene de bajada me da ánimos me grita “Vamos ¡!! Por España Por España!!! Me cago de la risa de la situación… haciendo patria en ese congeladora  a menos veintitantos grados y 4500 metros de altura… yo lo ultimo que me acordaba es de cómo me llamaba…, después me cruzo con Fabi e intercambiamos palabras de aliento…

Últimos metros hasta Agostini se empieza a sentir de verdad la altura , me empiezo a escuchar los latidos del corazón, llego descanso un minuto para beber y comer algo y enfilo la bajada ahora algo mas apurado pues un corredor se me ha acercado bastante y ya había decidido que mi posición en la carrera fuera cual fuera no la iba a vender barata. Vuelvo de nuevo a federación , allí me encuentro a Karla Defranchi que me ofrece un café y me ayuda con el repostaje , es de agradecer esas ayudas porque uno entra a los refugios medio atontado y los guantes no ayudan tampoco mucho en hacer las cosas rápido. Me toman la saturación de oxigeno y esta ok así que salgo , creo que gano una posición pues había otro chico que había llegado antes y salió después que yo junto con el otro corredor que me venia pisando los talones en la bajada del plomo. Toca enfrentar la subida al filo del leonera bien empinada una vez que llegamos al filo toca cruzar un riachuelo y después de eso empezamos a cruzarnos a los primeros corredores de 28k, me cruzo con Seba Olguín que iba sexto en ese momento no le reconozco pero me dice que voy muy bien que solo se ha cruzado con 6 o 7 , no lo tomo como referencia porque yo sabia que iba por la mitad mas menos de los que partimos… sigo por la meseta del Inca y Cancha de carreras corriendo cuando se podía y siempre pendiente de mi perseguidor al que en las partes mas corríbles empecé a sacarle distancia, de lejos creo que veía a otro corredor pero se veía inalcanzable, ya terminando Cancha de carreras me cruzo con Hery me saluda me anima y van tan tapado que tengo que preguntarle quien es , le mando los ánimos de vuelta y sigo.

BORJA_02Pasado el pintor se me hizo bastante dura la parte de la Parva hasta llegar a la bajada de la falsa Parva pues aquí el clima se empezó a poner complejo, mas difícil a mi juicio que en el plomo pues bajaron las nubes y a parte que se empezó a ver poco la presencia de nubes le agregaba humedad al frio. Bajo la falsa parva y me encuentro con Alejandro González que estaba allí haciendo fotos charlamos dos minutos , foto y sigo cruzando por laguna Piuquenes y enfilando ya hacia Valle Nevado, la niebla esta muy densa se ve casi nada tanto que llego a un punto donde veo una marca y no veo la siguiente , pierdo como 5 minutos tratando de situarme y como estaba en un camino vehicular decido que lo mas seguro en esa situación es tomarlo pues estaba seguro que me iba a llevar a Valle Nevado, además así me lo confirmaron unas personas que estaban allí trotando .

Llego a Valle Nevado allí me encuentro con varios amigos que me asisten Karina, Nacho , Luis gracias chicos, estoy un rato cambiándome de zapatillas , calcetines, y de camisetas y comiendo algo. Este para mi era un punto critico de la carrera , pues no sabía si iba a llegar con ganas de salir a hacer otros 15K pero Hasta aquí me sentía bastante bien… me dije a mi mismo “esto no esta siendo para tanto… creo que Vulcano fue peor”  sin embargo no sabía lo que me esperaba en esos últimos 15 K, yo los consideraba un tramite pero nada más lejos de la realidad.

Parto a hacer los 15 K, llamo a mi señora para avisarle que ya estoy en el ultimo tramo de carrera en las cercanías de Valle Nevado y que se quede tranquila , después veo de nuevo que sale detrás mío a los pocos metros al corredor que me venia siguiendo desde el plomo, con la perdida y la parada en boxes había perdido toda la ventaja, no me desespero pues se que nos quedan al menos 2 o 3 horitas para hacer los 15 K y pueden pasar muchas cosas, me adelanta pero lo mantengo siempre a la vista, a todo esto nos empiezan a pasar corredores de 15 km,  pues nuestro ritmo es mucho mas lento que el de ellos que vienen fresco , me encuentro con Cristián de KMP y me da alegría verlo en estas carreras, llega un plano y bajada y consigo cazar y adelantar a mi perseguidor y sacarle un poco de ventaja, aunque después en una subida se me acerco bastante.

A todo esto el clima y la visibilidad seguía empeorando, empezaba a ver escarcha en mis brazos y en la empuñadura de los bastones.

Llegamos juntos a un pequeño control el penúltimo donde nos toman el número, nos indican el camino por donde seguir y nos ofrecen si queremos una bajada mas directa a valle nevado otro camino, lo descartamos pues la intención y el objetivo es hacer la carrera completa. Aprieto un poco y veo que este chico se va quedando hasta que dejo de verle , me deja de parecer normal pues estaba atravesando un valle y había mas visibilidad y tendría que verlo… después atando cabos pienso que se volvió al punto de control y bajo por la bajada directa que nos ofrecieron en el anterior control.

Contaba que íbamos atravesando un valle baje a ritmo tranquilo pues ya nadie me perseguía,  pero ahora tocaba subir de nuevo una pared de esas que dices aquí mínimo me voy a echar media hora, empezaba a estar ya demasiado cansado , así que , avanzaba un poco caminando paraba a descansar, comía lo que podía , bebía, tratando de recuperar fuerzas… en algún momento siendo que ni soy practicante ni especialmente religiosos llegue hasta rezar … solo pensaba “Súbeme  ahí arriba ,súbeme ahí arriba ya… estoy hasta los… de subida” , total que como pude me plante arriba , un pequeño llano y llego al ultimo punto de control junto al tranque de agua, allí me tomo medio café, como un sándwich que llevaba , charlo un poco con los chicos que allí estaban me dicen que me quedan 5 Km y que ha pasado hace unos 30 minutos otro Español (Xim) , me dicen que soy el ultimo de los de 51 de los que quedan en carrera aunque igual les aviso que venia con otra persona que se quedó atrás.

Parto a abordar los últimos 5 kms al rato de partir recibo una llamada de facetime contesto y era mi grupo de amigos de España, que estaban en el almuerzo navideño , ellos no sabían que andaba corriendo la verdad que entre el viento y que andaban todos gritando bastante “contentos” no entendía nada solo que se burlaban de mi aspecto con casco , estuve como 5 minutos “con ellos” mientras caminaba una subida .

Después ya empiezo la bajada final a Valle Nevado caminando a ratos y corriendo otros y empezando a  disfrutar el gustazo de poder terminar la distancia mayor del Andes Infernal .

BORJA_00Llegue a meta y aquello ya estaba desangelado pues el tiempo no invitaba a que hubiera nadie por allí, no obstante disfrute a tope mi momento de cruzar la meta.

Me queda la espinita de no haber hecho cumbre en el plomo , pero creo que de este verano no pasa que nos conozcamos.

Como equipamiento puedo contar que llevaba lo siguiente

-Para el cuerpo 4 capas, partiendo por camiseta de compresión, camiseta de manga corta , chaqueta cortavientos y chaqueta de Primaloft

-Para las piernas pantalón largo corta viento de trail

-Manos dos pares de guantes unos mas finitos primera capa y otros corta vienta encima

-Para los pies, calcetines de lana merino y zapatilla de gore tex

-Bastones

-3 buff

-Mochila de hidratación con botella

-Casco de bicicleta

-Comida: Geles de dextrosa, pastillas de dextrosa y barritas (no comí ni una) y gomitas de carbohidratos, sándwich con nutella.

Por Borja Lozano

Read More →

Ufff! qué difícil empezar a escribir sobre mi primer 80K. Después del Endurance Challenge 50K de Octubre, me había sentido algo cansado, pero no físicamente, sino cansado de seguir una planificación, cansado de la disciplina que implica una preparación para correr un ultra. Gracias a un par de entrenamientos por sensaciones me pude reponer y alcancé a realizar una buena recuperación y posterior preparación para mi primer 80K.

Llegábamos a Puerto Varas junto a Carolina, mi novia y siempre fiel compañía en estas locuras del cerro, ella me ayuda a calmar la ansiedad y a confiar en todo lo que he entrenado. Salí de Puerto Varas junto a mi padre, y dos amigos Borja y Marco, a eso de las 1am, la carrera empezaba a las 3am, y aunque me faltó algo de sueño, iba con muchas ganas de comenzar y ver que tanto era lo que tenía para enfrentar estos 80K.

vut_07Partimos. La largada fue rápida hasta la Quebrada Jurásica (4-5K), tan rápida que Borja, un gran amigo, venía pisándome los talones incluso queriendo adelantarme, pero el terreno le hacía imposible correr constante. En combinación de escalada, caminata y trote, seguía avanzando en medio de la noche, dejando a Borja rezagado. Empezábamos a subir hacia Desolación, junto al Seba Machuca que corría con sus Five Fingers, uff impresionante. El lugar, con la luna llena de fondo y algunas nubes daban la imagen perfecta para el nombre de aquel lugar: Desolación. El viento se hacía presente así que me abrigué con el cortaviento, lo compré una talla más grande con la idea de utilizarlo encima de la mochila, así es más rápido sacarlo o volverlo a colocar.

La subida se hacía más lenta de lo planificado, el terreno no era muy amigable, y salvo en algunas ocasiones, la subida hasta La Picada (13,1K) no te dejaba correr. La neblina del lugar, la oscuridad, los flashes de fotografías, las luces de los frontales, pintaban una imagen difícil de olvidar. Llegaba a los 1340 msnm en 2h20m y me daba cuenta de que mi programación de tiempos y de llegar en 12h30m se iba directamente al carajo. El terreno era totalmente incómodo para correr y la carrera era más técnica de lo que recordaba del 2013. Pasando el chequeo de la Punta Picada, bajamos rápidamente tanto en velocidad como en desnivel, bajando 1.000 metros en 8K por arena volcánica muy blanda y especial para tirarse sin miedo al golpe tan duro en las articulaciones, además se combinaba con sectores donde realmente puedes correr, y correr rápido, aunque la arena inundaba las zapatillas y te obligaba a parar para sacarte piedras a pesar de llevar puestas las polainas.

Llegamos a bosque previo al lago y el terreno daba para avanzar rápido, me pego con Marcelo Rojas y Sergio Sariego, una excelente dupla para poder marcar ritmo y correr, sin miedo a los más de 50K que quedan por delante incluidos 2 KVs. Llegábamos al PAS del 30K en 4h20m, aprovecho de cambiarme de ropa, me saco las patas 3/4 y me pongo un short de KMP, dejo el cortaviento en la mochila, me cambio polera, el buff sale y entra el gorro de TrailChile (Gracias Matías!). Mirando el abastecimiento, había de todo, relleno mis botellas, una con jugo y otra con sales rehidratante (Reshal, en cualquier farmacia las venden, pidan de las para niños que vienen en sobres de 500 ml justo para una botella). Antes de salir, busco algo para comer y pruebo con una papa cocida, me la llevo conmigo cuando salgo a enfrentar la Roca Vulcano, 1.000 metros más arriba y sólo a 7K de distancia.

El 2013, la subida a Roca Vulcano significaron los primeros 8K de mi carrera, sabía lo que estaba enfrentando y sabía que se venía dura, así que salí a un pequeño paso, trote lento pero trote al fin. Voy solo ahora, soy yo y esa subida infernal. Me mentalizo en mantener el ritmo, de seguir subiendo y subiendo, a los 3K veo a Mario que viene de vuelta retirado de la competencia por dolores estomacales me dijo, me regala un par de pedazos de plátano, que me como de inmediato. Sigo subiendo, levanto la cabeza y veo a unos 4 corredores por delante que ya muestran signos de fatiga y de “puta que es cabrona esta subida”, entre ellos Fernando Pérez, que al pasarlo me grita: “Que te ves fresco hombre”… me alienta a seguir y a no bajar el ritmo, el 2013 había logrado subir en 1h36m, y este 2014 con 30K más en las piernas llegaba tras 1h43m de ascenso, muy bien, muy feliz, creo que fui uno de los pocos que puede decir que de verdad disfruté de la subida a Roca Vulcano, simplemente me sentía muy bien.

vut_03La bajada también quería disfrutarla y ya venía con Nelson, un corredor de Melipilla que se pegó y bajo el “siempre es mejor correr un ultra acompañado” seguimos rumbo de vuelta al lago. Con un par de metros delante de Nelson, llegamos al PAS Aluvión, prácticamente la mitad de la carrera (44K) con 7h10m. El correr se hacía fácil, a pesar de dirigirnos ya al 50K, pues el río Petrohué nos regalaba una buena distracción con su tremendo color turquesa. Yo estaba feliz, fascinado entre tanta naturaleza, y tranquilidad, además ya sabíamos que Marlene no iba muy lejos, en el último PAS nos dijeron “15 minutos adelante”, así que si apretábamos, le podrías dar caza…. Jajajaja, qué ilusos. Llegamos al 50K exactamente en 8 horas (PAS Solitario), y muy bien de ánimo, aunque las piernas sentían un poco todo lo recorrido. Recargamos y nos alimentamos muy bien, se venían 15 km sin abastecimiento y con el último kilómetro vertical que enfrentar: la Cima Verruga. Salimos usando la misma estrategia, yo adelante marcando ritmo y Nelson atrás haciendo presión para no disminuirlo.

En pocos minutos llegamos al retorno de los 64K, ¡¡qué suerte la de ellos!!, retornar a esa altura hubiese sido un gran regalo de Navidad por adelantado, pues lo que se venía no era muy agradable ni para las piernas ni para mi cabeza. Estimamos entre 1h40m a 2h el tiempo hasta la Cima Verruga, ubicada en el 58K y a 1.060 msnm desde el PAS Solitario. La pendiente subía a cada metro, y ya las ganas de correr eran sólo eso, ganas, pues no podía correr más. Me empezó a inundar una desesperación por no aflojar, por no decaer y seguir aguantando, más aún cuando veía en mi reloj que los kilómetros no avanzaban y seguía pegado en los 50 y tantos… ufff! qué cantidad de kms me quedan por delante y yo ya no quiero más. Le comento a Nelson que estoy destrozado, que ya no puedo más, y aunque él decía que igual venía medio tocado y con dolor en las piernas, no se le notaba tanto como a mi. Se puso adelante y fue él ahora quien llevaba el ritmo, sus bastones lo ayudaban a subir con mayor eficiencia, creo que puedo ser más rápido que alguien que usa bastones, pero en la condición en que me encontraba, era imposible. Silencio! Traté de hacer un bloqueo en mi cabeza, de no dejar que esas estupideces de retirarse, de dejar todo aquí, me hicieran tomar una decisión que más tarde podría lamentar, estaba bien, sólo muy agotado y el agua disminuía rápidamente de mis botellas. Por fin vemos la última subida, les juro que parecía una pared frente a nosotros, gigante e indómita. Sin detenernos, seguimos subiendo, a ritmo muy lento, pero lo suficiente para alcanzar la cima en unos 30 minutos y eso que quedaban sólo 1,5K. Llegamos a la bandera de la cima, por fin descansé, y pedí que me marcarán el pasaporte, cuando en la respuesta me encuentro con un: “acá no es la marca, 200 metros más arriba te marcan”…. noooooo!, no quería más guerra, pero qué más daba a esa altura, a seguir subiendo.

vut_05Empezamos a bajar y ya claramente mis piernas no respondían, Marlene se nos había alejado lo suficiente como para intentar hacer un ataque, aunque el Ave Fénix aparecía en nuestro horizonte. Allá iba, 5 minutos delante de nosotros en el 62K. A esa altura, para todos la carrera había sido muy dura y técnica, así que los mejores preparados de cabeza eran los que harían la diferencia. Sigo bajando a un ritmo lento, el agua se me acaba y me desespero por llegar al siguiente PAS, pero en medio de la bajada, una chica del staff me advierte que tengo 4K hasta el siguiente, suponía yo que las subidas ya no eran parte del recorrido faltante, pero paff! de nuevo una sorpresa más, el camino hacia el PAS del 65K era bastante sinuoso, subidas de unos 10-20 metros que no podía correr en ese estado, me detenía a descansar, pero los tábanos, mosquitos y varios insectos me hacían imposible permanecer quieto más de 5 seg. Tenía que continuar. Nelson ya me había dejado atrás hace varios kms, aparecía de repente entre el bosque. Me frustro por el esfuerzo de él de esperarme, sé que podría haberse ido y haberme dejado atrás, pero siento que en el cerro la cordialidad, empatía y compañerismo se viven a full. Trato de correr y hacer el esfuerzo de avanzar más rápido por no defraudar a Nelson, poco a poco vuelven las fuerzas, sobretodo cuando vemos el PAS al final del camino de cemento al que habíamos llegado. 67K y por fin podía tomar agua y comer algo. Estaba muy destrozado, no sabía como correría los últimos 15K.

En estos momentos me ayuda poder contactarme con los míos, así que saco mi celular y aprovechando la señal, llamo a Carolina, le digo que voy cansado, pero que avanzo y avanzo, que no me voy a quedar ahí, como diciéndomelo a mi mismo, y doy todo por ella, mi madre también me anima vía mensaje, al igual que mi padre. Con tanta gente esperándome, con tanto esfuerzo que ha hecho ella por estar ahí, por tanto tiempo y kms en entrenamiento, no podía, no podía admitir que todo se acabara ahí.

Me repongo y decidimos intentar correr por el sendero que nos llevaría de vuelta al PAS Solitario, 5K más adelante. Ya bastaba de caminar, el sendero tenía pequeñas subidas y aunque costaba, las hacía trotando, en las bajadas me relajaba y dejaba que la gravedad ayudara a mis piernas a seguir. El sendero lo logramos aprovechar, volvemos a pasar por el retorno de los 64K, cuando una chica que corría esa distancia coincide con nuestro pasar y se pega. Los tres bajábamos sin deternos y con rumbo fijo hacia Solitario, llegando allí en 12h 40m y 72,5K. Eso quería decir que los últimos 22 kms los habíamos corrido en 4h40m…. estuvo realmente duro.

vut_02Salimos de Solitario a enfrentar los últimos 10K a la meta, faltaba tan poco, que decidimos con Nelson tratar de apretar un poco. Aprovechamos el plano para marcar un poco de ritmo, y lo logramos, aunque a los pocos kms nos desvían hacia el PAS Aluvión y a una subida de unos 200 metros. Aunque al principio no lograba trotar y sólo apelaba a la caminata, decidí no rendirme y a gastar todo lo que me quedaba, y troté. Nelson se me había escapado unos 100 metros y cuando yo llegué al PAS, él acababa de salir, queríamos bajar las 14 horas, y de seguro él iba en tiempo, yo al menos, ya me había entregado a sólo llegar.

La meta estaba cerca, se notaba porque había más gente alentándote y dándote fuerzas para seguir.. “si queda tan poco, vamos vamos!” escuchaba. Los últimos 3K me acompaña la tremenda Karina Palomino, me da un mensaje de Carolina, que dijo que cuando veas a Felipe, dile: “Corre CTM!” Algo que siempre le pido que me diga. Veo las escaleras que te llevan al hotel, luego giramos por la playa y la meta era mía… Lograba cruzar la meta en unas hermosas 14:08:06, tiempo más que genial para mi primer 80K en las faldas del Volcán Osorno.

No puedo dejar de mencionar una vez más, todo lo agradecido que estoy de este deporte, de las personas que me rodean, de los que se preocupan cada vez que voy al cerro, de los que me acompañan. En especial de Carolina, gracias por tu paciencia, por tu compañía, por tu apoyo… Sin ti sería todo más difícil.

Gracias por leerme.

Les dejo el recorrido en Strava para ver detalles:

Felipe Duarte

Read More →

Más de 1.200 kilómetros había acumulado desde Junio hasta el día de la carrera. 150 horas en el cerro para enfrentar 50K y unos 2797 metros de desnivel positivo. Así llegaba al sábado 18 de Octubre, el día del Endurance Challenge 2014.

Con varias horas de buen sueño me despierto a las 4AM, justo a la hora que mi buen amigo Carlos iniciaba sus 80K. A mi me tocaría en dos horas más, así que a comer y preparar todo.

la foto 2San Carlos se llenaba de trail runners a esa hora de la mañana, y las ansias se apoderaban de mi. Charla con los amigos, saludar a los chicos de KMP, y a calentar un rato a solas. Me gusta este momento porque es donde puedo concentrarme, repasar lo planificado para la carrera y entrar en sintonía, entrar en modo competencia. Pocos minutos antes de la largada llegaba el segundo de los 160K, yo me aparto y sigo en mi concentración. Paso los últimos minutos con Carolina, mi polola, y a encajonar. Tendríamos al menos 50 minutos de noche, por lo que de todas maneras decido ir con frontal, el resto de mi mochila se llenaba con 1 botella de isotónico, 1 botella de agua con sales rehidratantes (Rehsal, lo venden en cualquier farmacia), 6 geles (4 Power Gel y 2 GU) y 1 compota de fruta para cambiar el sabor de los geles.

A segundos de la partida me ubico en la segunda fila y comienza a sonar Thunderstruck de AC/DC, una canción que debería ser obligatoria en todas las carreras porque te prende y te sintoniza con el modo competencia… 3…2…1.. a volar!!!….

Primeros minutos me voy acomodando al ritmo, decido no ir tan rápido y guardarme un poco, sabía que al primer PC (11K) debía llegar en 1h30m y enfrentar la primera gran subida por el sendero Los Peumos del parque Aguas de Ramón. Vamos carajo!! No le tengo miedo a correr de noche. Voy a buen ritmo, controlado, pero empujando. Mi pie izquierdo me comienza a molestar al sentirlo dormido, ‘No importa, ya pasará’ digo. 45 minutos después debo parar, desabrocho la zapatilla izquierda y la amarro un poco más suelta. Al llegar al by pass ya es de día y veo como algunos de 80K vienen bajando desde el Salto de Apoquindo, 3 a 4K más arriba. Sabía que me toparía con muchos amigos que iban en esa distancia, y a los primeros que veo son Marcos y Ruth. Subimos y los animo con un ‘vamos que esta es cortita’… sigo en los tiempos planificados llegando a lo más alto en el filo que da hacia el Alto Las Vizcachas… en alguna otra oportunidad lo subiría, ahora tocaba bajar… afirmo las piernas y vuelo hacia el PC1 llegando en unas muy buenas 1h22m… 8 minutos por debajo de lo planificado. No me urjo y sigo al ritmo… ya a varios amigos de los 80K los alcanzo y más de un saludo y ánimo nos compartimos… voy bien, pero los próximos 5K serían los más duros de todos… subir al Alto del Naranjo… 800 metros más arriba.

Acomodo el paso y trato de ganar en los planos o falsos planos donde se podía correr, pasamos el Monolito y ya el power trekking se hace necesario. Va Harold Won un poco adelante mío, me pongo la meta de pasarlo y lo logro en Cancha de Carrera, justo antes de enfrentar la subida al filo de Las Varas. Llegamos allí y alguien nos grita: ‘Vamos que quedan 15 minutos más de subida, no se creen muy rápidos? Vamos que se puede’… Y efectivamente yo sabía que podía subir bien, y apreté en ese último kilómetro a la cima del Alto, pasando por su lado en 2h28m (2h30m lo planificado).

la foto 1Pensaba que lo peor había pasado, pero la bajada hacia Puente Ñilhue era el sector donde me cuidaría y controlaría las ganas de avanzar a tope. Me va mal con las bajadas muy técnicas, debo seguir mejorando eso, así que no tuve más remedio que tomarme mi tiempo y bajar con tranquilidad. No como Marcelo Rosales que me pasó volando hacia abajo… más tarde tomaría mi venganza. Llego a Ñilhue 4 minutos antes de lo planificado: 2h56m marcó mi reloj. Ahí estaba ella, Carolina junto a Sergio, un gran amigo, esperándome para animarme y ayudarme en el PC, que a esa altura ya no tenía vasos, ni había mucha disposición de ayudar, al parecer eran los mismos que llevaban horas y horas trabajando allí desde el día anterior, por lo que se entiende su reacción. Relleno las botellas y pregunto por Carlos, me dicen: ‘Pasó hace 5 minutos, iba caminando’…

1K después lo veo rengueando, quejándose de su ingle derecha, trato de animarlo, decirle que le meta cabeza, que siga adelante… Vuelvo a concentrarme para enfrentar esta parte del circuito desconocida para mi, sabía que era mucho de sube y baja, pero que se podía correr. Eso trato y logro mantener un ritmo cómodo, 3h50m era el tiempo planificado para llegar a Antawaya.

Aquí no lo pasé bien, principalmente porque cuando te confunden las marcas, te enredas y quieres correr, pero no sabes para dónde… uno se frustra y la pasa mal. El PC de Antawaya estaba un tanto escondido, conseguí dar con él pero luego de un enredo con las marcas que te tiraban hacia dentro del estacionamiento… en fin, 4h04m marca mi reloj al pasar por allí y saludar a Diego de KMP que trabajaba aplicando un tape a un corredor. Cargo botellas y decido atacar, pues el camino que se venía, según la información que había podido recolectar, era corrible, pero no. Entro en un bosque bastante denso de árboles y ramas. Me cuesta mantener un ritmo constante, el terreno es muy irregular en pendiente, cambios constantes y repentinos de altura, en fin, sólo quería pasar de ahí, y volver al camino ancho que me llevaría al 40K. Al llegar, veo que va un corredor de Route a unos 30 metros, y justo detrás mío aparece otro corredor, quien sería protagonista de mis últimos kms…

ec_01Tomamos el camino ancho de vuelta a PC de Ñilhue, había perdido unos 20 min respecto a mi planificación, sin duda ese bosque me desorganizó todo. Seguía con piernas y fuerza, aunque quise dejar piernas para los últimos 7K, donde teníamos una última subida no menospreciable. Muchos corredores de 80K y 50K me voy encontrando en el camino, lo que me alienta porque muchos de ellos son amigos y se disfruta cuando se corre con ellos. Había programado llegar en 4h55m a Puente Ñilhue, pero mi reloj marcó 5h25m cuando llego ahí. Me saco peso de encima dejando el frontal, el cortaviento, y lo que me quedaba de comida con Carolina que había esperado las poco más de 2 horas que me tomaron los últimos 20K. Relleno la botella y salgo por los últimos 10K, a correr con todo… Tanto así que al corredor que me lleva unos 50 metros lo alcanzo a los pocos minutos, y el corredor que me había pasado al dejar el bosque lo veo a poco menos de 100 metros adelante. Decido atacarlo y no dejar que se me escape, poco a poco le acorto distancia, principalmente en las subidas, se notaba que tenía más piernas que él, pues se quedaba y yo conseguía trotar, aunque en los planos y descensos íbamos iguales. Me doy cuenta de que así no lo pillaría antes de la meta, así que me la juego en el PC de Las Varas y sólo relleno un poco mi botella consiguiendo acortarle unos cuantos metros. Y lo logré hacer, no habíamos corrido más de 200 metros post Las Varas cuando le doy caza en una subida, él se pega y trata de seguirme, lo consigue, pero no aguanta mucho y justo antes de iniciar la última subida, pillamos a Marcelo Rosales y Heraldo Droguett. Le devolvía la mano a Marcelo.

Me dispuse a no detenerme, a no caminar, quería trotar y alejarme de ellos, asegurar mi puesto, que según lo que en Las Varas me dijeron, iba 21 (con los 3 adelantamientos quedaba 18), así que como un pequeño tractor, comencé a subir, subir y subir… 3K y llego a lo más alto. Alguien de la organización me grita: ‘Últimos 3K y de pura bajada’… urgido porque sé que Marcelo baja muy rápido, aprieto al máximo y empiezo a dejar todo lo que me queda de piernas en la bajada… me va pasando la cuenta y pequeñas contracturas se van sintiendo en los gemelos e isquiotibiales… Lo único que pido (no sé a quién), es poder correr 1K más que es lo que me queda para la meta… Llamo a Carolina.. le digo: ‘Negra, voy llegando’… Saco mi bandera de KMP, orgulloso la pongo delante y ya veo la meta… 20 metros antes de cruzarla, me esperaba mi polola… sin preocuparme más por el tiempo, me acerco, le agradezco todo lo que me apoyó durante las últimas 6h32m24s y cruzo la meta… Feliz!

 

Sigamos corriendo muchachos, sin duda, esto nos hace más felices…

Por Felipe Duarte

 

Foto Portada: Cindy Meneses.

Aquí el detalle de mi carrera.

Read More →

4K no son nada, pero 4K con 1000 metros de desnivel positivo es sinónimo de garganta seca “con sabor a sangre”, por tanto sabía a lo que iba (considerando además lo difícil que ha sido entrenar este año).

¿A qué me enfrento cuando voy a una carrera? A mis amigos, a mis miedos, al dolor. La  mejor carrera es cuando a pesar de ir 1°,  4° o 5°, con las piernas reventadas por el dolor, tus pensamientos igualmente te permiten avanzar en un estado casi de trance.  Hoy fue una carrera de aquellas a pesar del dolor y la posición.

Partimos rápido, quizás. Iba cómodo, tirando el grupo, lo que no había hecho en todo el año, escuchando la respiración agitada de los de atrás, entre ellos Luis del Valle, Luis Rodríguez, Felipe Contreras, Samuel Boris y otros, todos corredores fuertes, no quería pensar en la presión, pero tampoco llevarla acuestas. 700 metros de 4k y pasan Samuel y Boris, “¿por qué no los seguí? ¿pude haberlo hecho?”. Lo cierto es que ni siquiera lo intente!. 100 metros más y tomamos la única bajada, que nos conecta con el “inicio de la carrera”. mario_01

En 2 segundos o menos, pasan delante Jesús Estalote, Felipe Contreras, Luis del Valle y Luis Rodríguez. Pienso que no me puedo desesperar, pero tampoco los puedo perder de vista. Recuerdo el Tour de France 2003 y la lucha de Amstrong con Ulrich, siempre pienso en aquello, Ulrich nunca modificaba su ritmo, y así buscaba resistir todos los palos de Amstrong. Lo cierto es que apuré, controlando la distancia de ventaja. En cada espacio abierto, podía ver a los punteros que no iban lejos, 100-150 metros. Al 1.7K cacé a Del valle y Rodríguez. Llevábamos buen ritmo, nos acercábamos a los punteros, Felipe Contreras se había  quedado. Sigo con ellos pero atrás, ¿por qué? Sentía que iba trabado, pero podía apretar. Pienso “apenas encuentre un espacio, paso”. Pero Luis Del Valle se queda, se hace un lado y nos deja pasar. (Luego comentaríamos de esto con Rodríguez mientras descendíamos). Seguimos juntos, ahora Rodríguez y yo. Iba cómodo detrás de él, pero, ¿por qué no lo pase? Ir atrás me permitía no fijarme en las huinchas (algo que me cuesta), el ritmo era bueno, pero podía más!. ¿Por qué quedarme en esa “comodidad” ?Pensé que era muy pronto, quedaba mucha carrera todavía, apretaría cerca del 3,5K. Llegando a 3K siento que viene acercándose alguien, miro para atrás y es Escudero, venía con buen ritmo. Con Luis no reaccionamos, él nos pilla, yo lo dejo pasar y pienso en seguir su ritmo, pero no puedo hacerlo. Si bien la pendiente no era mayor, el terreno me la hizo difícil. Finalmente veo por donde pasar y apuro, busco al argentino y está sólo a 20-30 metros. El sendero se convierte en un montón de arbustos espinosos, tierra suelta y rocas, es el momento más difícil de la carrera para mí, veo como el que va delante se me escapa, avanzo muy lento a pesar de luchar con todas mis energías, miro el camino y no sé bien por donde seguir… A la mierda! Paso por donde sea, no puedo perder más segundos, se acerca Rodríguez, me pasa, a 20 metros las banderas de meta, Rodríguez trota para que no lo alcance. Por el honor apuro. 5° Lugar detrás de Luis, mi respiración es cómoda, mis piernas están enteras, no me tiemblan no me tengo que tirar al suelo para descansar, estoy entero! De todas maneras hubiese preferido terminar hecho pico, en el fondo la sensación de no haberlo dado todo es lo que más duele –  más que las posición.

Moraleja: Si quieres ganar no pierdas nunca la punta. Si quieres ganar, pero no estás dispuesto a sufrir y superar tus límites, ganarás sólo la sensación de querer retroceder el tiempo y hacer las cosas de otra manera. El dolor  se entrena y se pasa. No debes pensar en él. Está en tus piernas, en tu respiración, pero no en tu cabeza.

Kilómetro Vertical de Latitud Sur realizado el 04 de Octubre de 2014 en Til-Til.

Por Mario Ortega

 

Fotos: Latitud Sur Expedition

Read More →

Había tenido una mala semana pues recién el día jueves logré poder correr tras 6 días parado por una tendinitis en el peroneo, típica lesión que el cerro nos regala de vez en cuando. Tras ese trote en el Parque O´higgins con un gran amigo Manuel Silva, me sentí confiado de que era posible plantarme el sábado en los 21K del K42 Altos de Cantillana y salir a hacer una gran carrera. El tobillo no dolía.

Parado tras la línea de partida escucho atento las indicaciones de la charla técnica, los 42K se reducían a 36K, por lo cual mis 21K no se verían afectados. Pensaba en que hace 2 años me había iniciado en el trail corriendo estos mismos 21K, había subido en 1h35m y bajado en 1h10m, cruzando la meta en 2h45m. Hoy iba por menos, de seguro el crono lo pararía en mucho menos, y con esa motivación escuché el 3..2..1 y salí. No me importó que Mario se quedara atrás, pues a él siempre lo veo en la partida y nunca más, pero ahora no me importó salir fuerte, así lo había hecho en el Endurance Loop y llegué 5to en la general, hoy salía igual. Primer km en 4:20, la subida no se siente tanto sino hasta el km 4 más menos, así que debía aprovechar y sin miedo, sin temor, apretar y apretar, cada segundo vale… Alcanzo al Ave Fénix y me mantengo con él. Sé que va en los 42K, pero aún así lleva un ritmo demoledor, me pego e incluso lo adelanto, pues pasando el 5K hay que saltar un portón y prefiero llegar primero para no retrasarme… desde allí la pendiente sube y el camino me deja correr a 5 y algo, me pasa un tipo joven, algo me dice que es de mi categoría pero no tengo nada que hacer, va muy rápido… a ver si más adelante logro darle caza. Pocos minutos después se me pega Xavi, un tremendo corredor que me ayuda a distender un poco, tantas ganas de competir y me enredo en una conversación que me hace disfrutar el camino, y levantar la mirada para impresionarme, una vez más, del hermoso entorno del Parque Altos de Cantillana.

cantillana_02

Llegamos a la loma que inicia los últimos 3K que son poco corribles no tanto por la pediente sino por lo irregular del terreno. Intento apretar un poco, y a los minutos el Ave Fénix vuelve  a estar junto a mí, pero esta vez lo acompaña Mario, que se me pega y me dice amigablemente: “Corre como hombre maricón”… No me queda otra que responderle: “¿A la horita que vienes a pillarme? Ah!”. Mario, como en muchos entrenamientos, me empieza a apretar incentivando a que le pongamos más aún, quedaba poco para el retorno y pafff! el primero ya viene de vuelta cuando mi reloj marcaba 1h10m… Aníbal pasa segundo, luego el tercero y a 300 metros del retorno pasa el 4to, justo el corredor que creía de mi categoría… 4 tipos y 3 de ellos de mi categoría… llegué al retorno junto a Mario en 1h16m… 19 minutos más rápido que hace dos años atrás… wuou! Pido la marca en el número, doy la vuelta y me despido de Mario deseándole toda la suerte del mundo, cuando me dice: “No weon, si voy por 21K”… “El tipo que va cuarto, parece que es de mi categoría” le respondo. Salimos con la idea fija de recuperar ese lugar, Mario pasa adelante y me empieza a alentar a que lo siga, el terreno, mi falta de técnica y el miedo de la reciente lesión en el peroneo, me van dejando atrás, a pesar de que cada corredor que viene subiendo nos alienta y nos grita “vamos, vamos, Felipe”. Mario se me escapa, aunque yo venía apretando todo lo posible. Necesito mejorar mis bajadas, sobretodo en este tipo de terreno tan técnico.

Sabía que eran sólo 3K, luego podría apretar más. A Mario ya no lo veo, y pensaba: “Voy 6to, no es tan malo, de hecho es buenísimo, pero igual que mala terminar 4to en la categoría… pongámosle no más”… y así seguí descendiendo, cuando el terreno se puso más “amigable” logré correr a un ritmo cercano a 4xkm, y mis piernas ya sentían el esfuerzo, y el gemelo derecho empezaba a reclamar regalándome tirones cada cierto instante. Allí, aunque no tenía sed, empecé a tomarme el resto de isotónico que me quedaba y a balbucear. “Por favor, déjame correr… déjame correr”. A poco menos de 2,5K de la meta y cuando el camino me regalaba una mayor visión hacia adelante, también logro ver al 3ro de mi categoría, venía mal, se notaba que no venía fuerte como yo… 50 metros y lo pillaba, -pero quizás me haga un cambio y se pegue – pensaba. Así que apliqué a pasar lo más rápido posible y no arriesgar el puesto. Lo paso… sigo 500 metros, miro hacia atrás y me doy cuenta de que lo había hecho, no me seguía y el 3er puesto era mío…. Que feliz estaba!

Salgo del parque, cruzo el pavimento, miro hacia atrás a cada instante viendo que nadie me pueda dar caza, vuelvo mi mirada hacia el fondo de ese interminable camino y ahí la veo, la meta, esa que esperé 2 años de poder volver a cruzar ahí estaba, veo a mis amigos, a Sergio y a Manuel, los saludo con una cara de felicidad gigante y la veo a ella. Carolina me grita alentándome y cruzo la meta en 2:07:32, bajando en 38 minutos mi tiempo del 2012. Simplemente Feliz!

Por Felipe Duarte

Aquí les dejo el detalle de mi carrera.

Read More →

En Septiembre de 2012 me inscribí para correr los 42K del Patagonia Run 2013. Unos meses después me comunicaba con la organización ya que no podía correr porque había sido atropellado junto a otros 9 corredores en Dic 2012, donde murió Jorge, Cristián y Juan, y para Abril de ese año recién volvía a caminar. Me recuperé de una fractura expuesta de tibia y peroné, volví a trotar y digamos que con una motivación extra, pude incluso superar mis propias marcas. Por lo mismo que  para el 2014 no podía ir a la misma distancia y mi desafío debía ser mayor… 63K.

Me preparé muy bien, haciendo mucho kilometraje y metiendo un par de carreras para aprender y experimentar lo que era correr unas 8 horas. Hay que enseñarle tanto a tus piernas y sobretodo a tu cabeza lo que es correr un ultra. Cuando te das cuenta de que si puedes hacerlo, has dado un gran paso, quizás el más importante.

Día de la carrera.

4AM y me levanto. Decido correr con 2 primeras capas, una pegada al cuerpo y otra un poco más suelta, la polera del Patagonia y una chaqueta, guantes, un buff para las orejas, y otro para mi boca y nariz. Abajo, lo típico que uso, short, y calcetas largas. Decidí dejar en el PAS Colorado otro juego de ropa, desde zapatillas hasta otro gorro, por cualquier cosa, en un ultra nada se sabe hasta que estás en medio de la carrera. 8h30m era mi objetivo y había programado todos los tiempos para correr en ese tiempo.

Patagonia_08Salimos de noche, y la Pame Rubilar (quien finalmente sería la primera mujer en cruzar la meta), va delante mío. Conversamos, nos alentamos y corremos los primeros kms juntos. Nos separamos porque ya es típico en las últimas carreras, en las subidas me alejo y en las bajadas me alcanzan. EL frío es intenso, al igual que las personas de la organización indicando la ruta… excelente preocupación de la organización. Paso por PAS Rosales (10,5K) y ya es de día, no me detengo y sólo escucho que ya no es necesario el frontal.

La ruta se ingresa en una pampa donde es posible correr, pero con tanto cerro que he hecho, me he vuelto un poco lento y no puedo correr más rápido, auqnue no me siento cansado ni nada. Oscar (Quiroz) me pilla y ya que él es toda una motivación e inspiración para muchos, me la juego para no desapegarme y mantenerme junto a él. Así llegamos al PAS Colorado (21K) con un buen tiempo de 2:17:53, relleno mis botellas pues se vienen 8,5K al siguiente PAS y no quiero arriesgar a quedarme sin hidratación.

Este tramo es precioso, pasamos por un bosque muy verde, donde la sinuosidad del camino hace que experimentes una velocidad mayor a la real, y me hace sentir fuerte, sin miedo a los kms que me quedan, voy apretando. Desde Colorado no he corrido más de 3-4 kms cuando veo que viene Treca (Ganador de los 100K) ya de vuelta, muy tranquilo y con un paso cómodo… como corre este Treca!.

Llego al galpón de Quilanlahue, aquí comenzaba la parte fuerte de mi carrera, pero es donde mejor me gusta estar, subiendo. Creo que me siento mucho más cómodo en las subidas que en las bajadas, por lo que sé que aquí debo pasar y pasar corredores. En Quilanlahue (29,5K) había programado llegar en 3h30m, cuando salgo de él mi reloj marca 3h14m… vamoooosss!! me alentaba a mi mismo. Tenía que volver aquí en 2 horas.

Patagonia_02Comienza la subida y comienzo a sentirme mejor, empiezo a disfrutar mucho más todo, sobretodo porque veo que muchos ya van medios tocados y yo me siento bien, pasando corredores. La última parte de esta subida es uno de los lugares más lindos por los que he corrido, el bosque que está justo antes de la cima, blanco por la nieve y unos árboles increíbles, me dieron la energía suficientes para continuar y lograr esa hermosa cima del Quilanlahue y la mitad de mi carrera.

Tenía que darlo todo también en la bajada, aunque no es mi fuerte, tenía que bajar rápido. Menos mal que esa parte estaba bastante blanda y el impacto no era tan fuerte, aunque bien con cuidado por las pequeñas raíces en las que podías engancharte y caer fácilmente.

Vuelvo a pasar por Quilanlahue y veo que el reloj marca 5:08:54, había conseguido hacer la vuelta en 1h55m, menos de las 2 horas planificadas, excelente, todo marchaba muy bien y ahora sólo quedaba correr y correr a la meta. Me desabrigo un poco, me saco la chaqueta y cambio el buff por un gorro. Mis pies llenos de tierra por la bajada, me hacían pensar en cambiarme las zapatillas y calcetas en el PAS Colorado, pero cuando iba de camino para allá, me doy cuenta de algo que cambiaría totalmente mi estrategia.

Salgo de Quilanlahue con 5h08m, y a Colorado podía llegar en más menos una hora, lo que haría salir de Colorado a hacer los últimos 16K a las 6h10m…. podía bajar incluso las 8 horas!!! eso sería más que espectacular, sería increíble… y en ese momento, mi cabeza se enfocó en ello…. le metí la idea de bajar las 8 horas, y quería hacerlo… vamos por esas 8 horas…. yo sé que lo puedo lograr… y le empecé a meter…

Patagonia_04Justamente llegué a PAS Colorado (47K) en 6:10:20 y a pesar de que podía deshacerme de algo de peso dejando algunas cosas allí, no lo hago, sólo relleno, un vaso de Coca-cola, y continuo. El camino ahora es por una ruta principal, logrando apreciar lo hermoso del lugar. Los corredores que me rodean son de 42K, y a pesar de ello mi ritmo es mayor, por lo que más motivado y contento voy, focalizado en lograr esas 8 horas. Sorprendentemente, siento que la ruta tiene subidas más duras de lo pensado, y las piernas empiezan a quejarse, pero mi cabeza sigue firme en las 8 horas, y eso… eso vale mucho más, tanto es así que al llegar a PAS Bayos y a sólo 7K de la meta, mi reloj marca 7h15m, tenía 45 minutos para hacerlo… y sólo dependía de mí… Motivado estaba, pero mientras estoy en Bayos, una persona de la organización a quien yo no conocía, me alentó llamándome por mi nombre… wuaauu! por fin había encontrado un carrera donde en el PAS te traten por tu nombre, te conozcan… si era tan fácil, es cosas de verificar una hoja de excel impresa con los números de los corredores, mirar el bid del corredor, buscarlo y listo!… debemos aprender acá en Chile. Bueno, ese simple hecho, me motivó aún más, me dió la idea de que habían sido muy pocos los que antes de mi habían pasado.

Patagonia_05Bajé desde Bayos con la idea firme de terminar mi primer ultra bajo las 8 horas… el cemento de la ciudad de San Martín me recibía con sólo unos minutos de de ventana… doblo a la derecha y allá la veo… allí está, tan lejos que mi primera impresión fue de que no lo logro… pero no me iba a rendir en los últimos metros… así que corriendo a eso de 4:30 x km, crucé la meta en un hermoso tiempo de 7:58:34…. disculpen, peor puta que di dura pelea… y al cruzar, supe que esta pelea no la había comenzado 8 horas antes, sino que desde que decidí recuperarme y volver a correr a pesar de tener una placa de titanio en mi pierna… Cruzar la meta de Patagonia fue como un regalo por las miles de horas que me he sacado la cresta recuperándome, las horas de dolor en rehabilitación junto a mis kines, las horas de frustración de no poder correr siendo que amo tanto este deporte… pero allí estaba, cruzando la meta, con el abrazo sincero de mi compañera Carolina y la fuerza emocional de esos tres grandes corredores que murieron en ese accidente, Jorge, Cristian y Juan.

Gracias por leerme.

 Aquí el detalle de mi carrera:

 

Felipe Duarte E.

 

 

Read More →

Hace unos meses decidí empezar a correr ultras y para ello debía aumentar la carga semanal, ¿Qué es esto? Sencillo, la cantidad de kilómetros realizados entre Lunes y Domingo.

Mi pega es de 9am a 7pm, más una hora de traslado debido al tremendo Metro de Santiago, debo tomar en cuenta que para entrenar de lunes a viernes no puedo hacerlo entre las 8am y las 8pm. Por lo que me queda muy poco tiempo, sobretodo yo que estoy más acostumbrado a hacerlo en las tardes, con toda la sobrecarga del día.

Así que me vi en la obligación de levantarme temprano y correr en las mañanas. ¿Cómo lo hice? Aquí te cuento…

la foto 3Hay que tomar en cuenta todas las variables:

1.- Lugar: Cómo lo que me gusta a mi es el cerro, y lo más rápido de acceder es el San Cristóbal, decidí que este sería mi lugar.

2.- Tiempos: Aquí la cosa se divide entre el tiempo que te demoras en llegar al lugar de entrenamiento, el tiempo que tienes para correr, el tiempo que tienes para volver a tu casa, el tiempo que te demoras en arreglarte para ir a la pega y el tiempo que demoras en llegar a ella. Para mi era algo complejo, primero en llegar al San Cristóbal podía tomar unos 10 minutos, luego entrenar al menos 1 hora, y en volver era lo complicado por los tacos que se forman, y más la hora que tomaba para ir a trabajar. En fin todo eso resultó en que debía levantarme tipo 4:55AM para estar a las 5:35AM empezando a correr hasta las 7AM y alcanzar a evitar el taco y poder llegar a la pega.

3.- Ropa y accesorios: Como se darán cuenta, entre las 5:35AM y las 7AM en invierno, el sol todavía no aparece, por lo que había que acostumbrarse a correr con frontal. De verdad que las primeras veces parecía cualquier cosa, ganando confianza para correr sin tanta información visual de lo que venía, aunque los dos metros delante mio estuviesen bien iluminados, no hay nada como la propia luz del sol. Por otro lado, el frío pensaba que iba a ser un tema, pero a las 5:30AM hace menos frío que a las 7AM !!!!!! por lo que debía preocuparme por la ropa de recambio que la que iba a usar mientras corriera.

4.- Compañía: Correr a esa hora de la mañana en el cerro, no es ninguna gracia, sobretodo cuando sabes que hay tipos que se dedican a aprovecharse de la oscuridad y escasez de personas del lugar, y andan robando. Por lo que debía buscar a alguien que apañara y quisiera entrenar a esa hora. Así que ahí aperró mi amigo Manuel Silva, kine de KMP.  Grande Manu!!

5.- Motivaciones: Sin duda alguna que ese minuto donde miras el despertador que suena y suena dando las 5AM, y tu sientes que recién te acabas de dormir, es fatal! Para motivarte en ese preciso instante es fundamental tener dos o tres argumentos: Uno, si vas con compañía al menos que la responsabilidad por no dejar al otro botado te haga levantarte de la cama y salir. Dos, empezar el día para algo tuyo y no de otros como lo es la pega es impagable… Hoy me levanté para mi, para correr, no me levanté para ir a trabajar.. buuuuu!!! Tres, las imágenes que podrás ver y encontrar son increíbles, no es lo mismo ver tu ciudad a las 5:30AM que a las 12 del día.

6.- Desayuno: Importante es que comer antes de salir a entrenar a esta hora. Y si, hay que comer algo. Con el poco tiempo, apelo a una pampita con manjar, un vaso de Ensure y listo, sino saco una de estas compotas de frutas en vez de la pampita. Lo otro es que la noche anterior cargo con carbos y algo de proteína, arroz con pollo, sushi (no tempura), papas, atún, es parte de lo que como.

Finalmente, alentarlos a que se atrevan a vivir la experiencia de entrenar a esta hora, el frío no es tanto, el cansancio se pasa a los 5 minutos de empezar… y el resto del día estás feliz por lo que ya hiciste temprano!.

Bueno muchachos, si alguna vez quieren entrenar temprano temprano, nos vemos en el San Cristóbal!!!

Por Felipe Duarte E.

 

 

 

 

 

 

Read More →

Hace más de 20 años que empecé en esto del running, tenía poco más de 7 años cuando decidí entrar al equipo de atletismo del colegio y desde allí he tomado muchas decisiones, en particular en un principio sin saber mucho sobre esto, quizás cometí muchos errores, pero he aprendido de ellos. Hace unos días me preguntaba, “y si volviese a empezar a correr, ¿qué cosas mejoraría?” y ahora les cuento lo que pensé.

Para empezar a correr no se requiere mucho en términos de elementos, como muchos dicen, “correr es barato” porque no necesitas de otras personas para hacerlo, sólo necesitas un par de zapatillas, short, polera y simplemente emprender el rumbo donde los caminos te lleven, pero de todas formas podemos hacer cosas que mejoren esta experiencia y hagan del correr una aventura que no nos lleve a lesiones o malos ratos o sencillamente de vuelta a la cama.

1. Definir un objetivo: para empezar a correr tendría un objetivo, tiene que ser claro, medible y alcanzable, por ejemplo, “perder 7 kilos en los próximos 4 meses” o “conseguir correr 60 minutos sin parar”. Independiente del objetivo que tengas, lo importante es mantenerlo siempre presente para no perder el rumbo ni la motivación.

2. Planificar los tiempos: planificaría muy bien los tiempos y decidiría que días correré y que días descansaré. Es importante en un comienzo no excederse intentando entrenar todos los días, recuerda que tu cuerpo lleva ya un tiempo sin conocer el ejercicio y no es bueno intentar que se conozcan en unos pocos días. Entonces, lo que recomiendo es dedicar 2 días entre Lunes y Viernes, ojalá que no sean seguidos, por ejemplo Lunes y Jueves o Martes y Jueves, y uno de los dos días del fin de semana. Así tendrás 3 días de entrenamiento semanal.

3. Planificar qué hacer: Es importante que decidas lo que harás, y para ello debes tener en cuenta tu objetivo, si quieres bajar de peso entonces parte de tu entrenamiento lo debes planificar con tu nutriólogo y con tu traumatólogo para que no sobrecargues tus articulaciones. Puedes empezar con una simple caminata de 20 a 30 minutos, pero que no sea como esa que haces vitrineando en el mall, sino esa que haces cuando sales apurado a tomar la micro en la mañana. Por otro lado, si ya haces deporte y quieres intentar correr, bueno, te recomiendo que empieces a probar tiempos, partiendo con 20 minutos e ir semana a semana incrementando el tiempo en 5 minutos. Cuando llegues a los 45 minutos y los puedas realizar sin mayores contratiempos, estarás listo.

4. Analizar tu pisada: Es clave al empezar a correr que consultes con especialistas (traumatólogo o kinesiólogo) sobre el tipo de pie (supinador, pronador, neutro) y forma de piernas (arqueadas, normales u otro) que tienes, pues es importante para la prevención de posibles lesiones. Ello te permitirá adquirir la zapatilla adecuada para tu peso, pie y forma de pisar al correr. Ojo, que en muchos casos la forma de pisar al caminar es distinta a la forma de pisar al correr, y también se puede dar que el pie derecho prone y el izquierdo supine. Quizás la mejor opción es hacerse plantillas de acuerdo a tu propio pie, y correr con zapatillas neutras. Para ello en KMP, Kinesiología y Medicina Preventiva tienen todos los jueves la máquina “FootScan” que permite analizar completamente tu pisada.

5. Incluir elongaciones y trabajo de movilidad articular: Otro aspecto importante para empezar a correr, es tener en cuenta de que correr afectará a tus músculos y articulaciones, esos mismos que llevan tiempo sin mucho movimiento, y que vas a necesitas trabajar para que se fortalezcan y potencien, por lo que incluir ejercicios localizados, como de estabilidad y de fuerza es clave en tu ingreso a este deporte. Entre ellos tienes los típicos “enanitos”, saltos, sentadillas (sin peso extra), levantar y bajar las rodillas intercalando una pierna y la otra, entre muchos que fácilmente puedes hacer en el living de tu casa y que no es necesario que pagues por un gimnasio.

Espero haber aportado al inicio de esta gran etapa.

Felipe Duarte E.

Read More →