Día 1 Columbia Trail Challenge 2014

Hace sólo unas semanas se daba a conocer esta carrera por las faldas de los cerros de Olmué, Chile. Dos días de competencia, completando 45K el primero y 25K el segundo. A pesar del poco tiempo, muchos nos entusiasmamos rápidamente e inscribimos para disfrutar de una aventura de dos días de competencia.

Días después se dieron a conocer los recorridos y las respectivas altimetrías, el panorama cambiaba, ya no era una simple aventura de correr en cerros, supimos que se venía algo muy rudo y donde se sufriría bastante, ya que esos 45K tendrían 2.700 mts de D+ y al día siguiente los 25k, unos 1.600 mts de D+.

4:30AM del sábado 22 de marzo. Amanece en Santiago y espero a Mario Ortega para irnos a Olmué. La partida sería a las 08:30AM.

Llegamos en poco más de una hora, y el cielo despejado presagiaba altísimas temperaturas. Dejamos nuestras cosas en las carpas que brindaba la organización, nos alistamos. Un poco de trote para soltar y sacar la ansiedad.

Partimos cruzando la ciudad de Olmué, un poco más de 3K de cemento donde el ritmo era de unos 4:40, mirando donde iban los de mi ritmo, empiezo a subir. De pronto me encuentro detrás de la gran corredora nacional Verónica Bravo, la saludo y le menciono que es un agrado correr al lado de ella… seguimos subiendo, algo que no dejaríamos de hacer en unas 5 horas. El terreno bastante suelto, mucho polvo, pero a esa altura todavía corrible. Paso adelante… llegamos a la primera cumbre, y nos dicen 15K… miro mi GPS que marcaba algo más de 17K… mmmmmm algo nos decía que no serían 45K como lo planteado… a aguantar no más. Empezamos a bajar por el camino vehicular de La Campana, allí voy con Fabianne Nazarian, una ultra runner francesa con una tremenda experiencia deportiva, y yo, corriendo con ella…. me sentía muy bien. Llegamos al puesto del 20K (según la organización), varios ya sentían el calor… aunque lo peor estaba por venir. Saliendo del PC, nos dicen que el siguiente abastecimiento estaba a 7K, calculé un tiempo de 1h10m más menos, con lo que no rellené tanto el camel y salí.

meta_columbiaEnfrentábamos una durísima parte del recorrido, pues a la pendiente, se le sumaba lo técnico del terreno, lleno de piedras de gran tamaño y poco espacio para poner los pies, y el calor. La temperatura a la hora que pasé por allí debió estar sobre los 30°C, a lo que sumado que el calor se reflejaba en las rocas y la arena blanca, daba la sensación de estar corriendo en un horno… me quedo sin agua, mi camel no tiene ni una gota más… me sentía mareado y vi un par de veces unos puntitos brillantes, síntomas de deshidratación… llevaba casi 3 horas corriendo cuando subo la mirada y veo a Carlos Martínez subiendo un poco desorbitado por el calor y cansancio…. llego junto a él, nos alentamos y sigo… más adelante alcanzo a Ronny Maldini, otro crack del trail… no aguanto más sin agua, y le pido un poco de jugo… eso me debía alcanzar para llegar al siguiente abastecimiento… corremos junto con Ronny, es la parte más dura de todo el circuito y siempre es bueno tener a alguien cerca… 3K más y llegamos por fin al abastecimiento, deben haber pasado un poco menos de 2 horas en los últimos 7K (si fueron 7K). Varios yacían durmiendo incluso bajo las sombras de los árboles en un intento por vencer el cansancio y el calor, veía a otros definitivamente retirados, y yo sólo trataba de mojarme y mojarme, tomar líquido y llenar el camel.

Sigo. La bajada me hace recuperar energías y me despego del grupo. Es bastante técnico por lo que no me apresuro mucho para evitar cualquier tipo de lesión. Completo las 6 horas corriendo, lo bueno es que a pesar de ese tiempo, puedo correr aún… llego unos minutos después al abastecimiento del 35K (para mi eran los 38K), con 6h30m. Allí me indican que quedan al menos 1h30m para llegar… “¿en serio?” les pregunto… no lo podía creer, yo esperaba unas 7 horas y ahora sabía que correría al menos 8 horas, todo un récord para 21 años de corredor.

La bajada, aunque técnica, me permite seguir corriendo a buen ritmo, vengo absolutamente solo, no nadie delante, no veo nadie atrás, y espero… espero la última subida, algo así como un Carbón con 44K encima. Wow! ahí está, de un momento a otro la ruta cambia, se sale del track normal, y las cintas blancas que indican el camino se elevan hacia las antenas, el punto más alto de este cerro… diviso a 5 que van a medio camino, ninguno corre, todos apenas caminan… el recorrido llega al camino de auto que sube, y como puedo sigo empujando… empujo y empujo, pillo a uno, a otro y a otro… llego arriba alcanzando a la 3ra de las mujeres, 2K a la meta de bajada, y mi reloj marca 7h40m cuando inicio la marcha… ya sin pierna enfrento estos últimos kms… llego al plano, y una última recta nos anticipa el arco de meta… puedo correr, a 5:50 – 6:00 el mil, pero corro… la huelo, la siento, la disfruto… allí estaba, a 10 metros de mi, levanto mi mochila y cruzo en 8:15:13 y 50,2K…. de verdad tuve ganas de llorar… se había sufrido mucho pero mi cabeza y la fuerza de otro mundo que me llega, me hacían empujar y seguir empujando…

Comentarios