Luchando en un Kilómetro Vertical

4K no son nada, pero 4K con 1000 metros de desnivel positivo es sinónimo de garganta seca “con sabor a sangre”, por tanto sabía a lo que iba (considerando además lo difícil que ha sido entrenar este año).

¿A qué me enfrento cuando voy a una carrera? A mis amigos, a mis miedos, al dolor. La  mejor carrera es cuando a pesar de ir 1°,  4° o 5°, con las piernas reventadas por el dolor, tus pensamientos igualmente te permiten avanzar en un estado casi de trance.  Hoy fue una carrera de aquellas a pesar del dolor y la posición.

Partimos rápido, quizás. Iba cómodo, tirando el grupo, lo que no había hecho en todo el año, escuchando la respiración agitada de los de atrás, entre ellos Luis del Valle, Luis Rodríguez, Felipe Contreras, Samuel Boris y otros, todos corredores fuertes, no quería pensar en la presión, pero tampoco llevarla acuestas. 700 metros de 4k y pasan Samuel y Boris, “¿por qué no los seguí? ¿pude haberlo hecho?”. Lo cierto es que ni siquiera lo intente!. 100 metros más y tomamos la única bajada, que nos conecta con el “inicio de la carrera”. mario_01

En 2 segundos o menos, pasan delante Jesús Estalote, Felipe Contreras, Luis del Valle y Luis Rodríguez. Pienso que no me puedo desesperar, pero tampoco los puedo perder de vista. Recuerdo el Tour de France 2003 y la lucha de Amstrong con Ulrich, siempre pienso en aquello, Ulrich nunca modificaba su ritmo, y así buscaba resistir todos los palos de Amstrong. Lo cierto es que apuré, controlando la distancia de ventaja. En cada espacio abierto, podía ver a los punteros que no iban lejos, 100-150 metros. Al 1.7K cacé a Del valle y Rodríguez. Llevábamos buen ritmo, nos acercábamos a los punteros, Felipe Contreras se había  quedado. Sigo con ellos pero atrás, ¿por qué? Sentía que iba trabado, pero podía apretar. Pienso “apenas encuentre un espacio, paso”. Pero Luis Del Valle se queda, se hace un lado y nos deja pasar. (Luego comentaríamos de esto con Rodríguez mientras descendíamos). Seguimos juntos, ahora Rodríguez y yo. Iba cómodo detrás de él, pero, ¿por qué no lo pase? Ir atrás me permitía no fijarme en las huinchas (algo que me cuesta), el ritmo era bueno, pero podía más!. ¿Por qué quedarme en esa “comodidad” ?Pensé que era muy pronto, quedaba mucha carrera todavía, apretaría cerca del 3,5K. Llegando a 3K siento que viene acercándose alguien, miro para atrás y es Escudero, venía con buen ritmo. Con Luis no reaccionamos, él nos pilla, yo lo dejo pasar y pienso en seguir su ritmo, pero no puedo hacerlo. Si bien la pendiente no era mayor, el terreno me la hizo difícil. Finalmente veo por donde pasar y apuro, busco al argentino y está sólo a 20-30 metros. El sendero se convierte en un montón de arbustos espinosos, tierra suelta y rocas, es el momento más difícil de la carrera para mí, veo como el que va delante se me escapa, avanzo muy lento a pesar de luchar con todas mis energías, miro el camino y no sé bien por donde seguir… A la mierda! Paso por donde sea, no puedo perder más segundos, se acerca Rodríguez, me pasa, a 20 metros las banderas de meta, Rodríguez trota para que no lo alcance. Por el honor apuro. 5° Lugar detrás de Luis, mi respiración es cómoda, mis piernas están enteras, no me tiemblan no me tengo que tirar al suelo para descansar, estoy entero! De todas maneras hubiese preferido terminar hecho pico, en el fondo la sensación de no haberlo dado todo es lo que más duele –  más que las posición.

Moraleja: Si quieres ganar no pierdas nunca la punta. Si quieres ganar, pero no estás dispuesto a sufrir y superar tus límites, ganarás sólo la sensación de querer retroceder el tiempo y hacer las cosas de otra manera. El dolor  se entrena y se pasa. No debes pensar en él. Está en tus piernas, en tu respiración, pero no en tu cabeza.

Kilómetro Vertical de Latitud Sur realizado el 04 de Octubre de 2014 en Til-Til.

Por Mario Ortega

 

Fotos: Latitud Sur Expedition

Comentarios