Patagonia Run 63K 2014

En Septiembre de 2012 me inscribí para correr los 42K del Patagonia Run 2013. Unos meses después me comunicaba con la organización ya que no podía correr porque había sido atropellado junto a otros 9 corredores en Dic 2012, donde murió Jorge, Cristián y Juan, y para Abril de ese año recién volvía a caminar. Me recuperé de una fractura expuesta de tibia y peroné, volví a trotar y digamos que con una motivación extra, pude incluso superar mis propias marcas. Por lo mismo que  para el 2014 no podía ir a la misma distancia y mi desafío debía ser mayor… 63K.

Me preparé muy bien, haciendo mucho kilometraje y metiendo un par de carreras para aprender y experimentar lo que era correr unas 8 horas. Hay que enseñarle tanto a tus piernas y sobretodo a tu cabeza lo que es correr un ultra. Cuando te das cuenta de que si puedes hacerlo, has dado un gran paso, quizás el más importante.

Día de la carrera.

4AM y me levanto. Decido correr con 2 primeras capas, una pegada al cuerpo y otra un poco más suelta, la polera del Patagonia y una chaqueta, guantes, un buff para las orejas, y otro para mi boca y nariz. Abajo, lo típico que uso, short, y calcetas largas. Decidí dejar en el PAS Colorado otro juego de ropa, desde zapatillas hasta otro gorro, por cualquier cosa, en un ultra nada se sabe hasta que estás en medio de la carrera. 8h30m era mi objetivo y había programado todos los tiempos para correr en ese tiempo.

Patagonia_08Salimos de noche, y la Pame Rubilar (quien finalmente sería la primera mujer en cruzar la meta), va delante mío. Conversamos, nos alentamos y corremos los primeros kms juntos. Nos separamos porque ya es típico en las últimas carreras, en las subidas me alejo y en las bajadas me alcanzan. EL frío es intenso, al igual que las personas de la organización indicando la ruta… excelente preocupación de la organización. Paso por PAS Rosales (10,5K) y ya es de día, no me detengo y sólo escucho que ya no es necesario el frontal.

La ruta se ingresa en una pampa donde es posible correr, pero con tanto cerro que he hecho, me he vuelto un poco lento y no puedo correr más rápido, auqnue no me siento cansado ni nada. Oscar (Quiroz) me pilla y ya que él es toda una motivación e inspiración para muchos, me la juego para no desapegarme y mantenerme junto a él. Así llegamos al PAS Colorado (21K) con un buen tiempo de 2:17:53, relleno mis botellas pues se vienen 8,5K al siguiente PAS y no quiero arriesgar a quedarme sin hidratación.

Este tramo es precioso, pasamos por un bosque muy verde, donde la sinuosidad del camino hace que experimentes una velocidad mayor a la real, y me hace sentir fuerte, sin miedo a los kms que me quedan, voy apretando. Desde Colorado no he corrido más de 3-4 kms cuando veo que viene Treca (Ganador de los 100K) ya de vuelta, muy tranquilo y con un paso cómodo… como corre este Treca!.

Llego al galpón de Quilanlahue, aquí comenzaba la parte fuerte de mi carrera, pero es donde mejor me gusta estar, subiendo. Creo que me siento mucho más cómodo en las subidas que en las bajadas, por lo que sé que aquí debo pasar y pasar corredores. En Quilanlahue (29,5K) había programado llegar en 3h30m, cuando salgo de él mi reloj marca 3h14m… vamoooosss!! me alentaba a mi mismo. Tenía que volver aquí en 2 horas.

Patagonia_02Comienza la subida y comienzo a sentirme mejor, empiezo a disfrutar mucho más todo, sobretodo porque veo que muchos ya van medios tocados y yo me siento bien, pasando corredores. La última parte de esta subida es uno de los lugares más lindos por los que he corrido, el bosque que está justo antes de la cima, blanco por la nieve y unos árboles increíbles, me dieron la energía suficientes para continuar y lograr esa hermosa cima del Quilanlahue y la mitad de mi carrera.

Tenía que darlo todo también en la bajada, aunque no es mi fuerte, tenía que bajar rápido. Menos mal que esa parte estaba bastante blanda y el impacto no era tan fuerte, aunque bien con cuidado por las pequeñas raíces en las que podías engancharte y caer fácilmente.

Vuelvo a pasar por Quilanlahue y veo que el reloj marca 5:08:54, había conseguido hacer la vuelta en 1h55m, menos de las 2 horas planificadas, excelente, todo marchaba muy bien y ahora sólo quedaba correr y correr a la meta. Me desabrigo un poco, me saco la chaqueta y cambio el buff por un gorro. Mis pies llenos de tierra por la bajada, me hacían pensar en cambiarme las zapatillas y calcetas en el PAS Colorado, pero cuando iba de camino para allá, me doy cuenta de algo que cambiaría totalmente mi estrategia.

Salgo de Quilanlahue con 5h08m, y a Colorado podía llegar en más menos una hora, lo que haría salir de Colorado a hacer los últimos 16K a las 6h10m…. podía bajar incluso las 8 horas!!! eso sería más que espectacular, sería increíble… y en ese momento, mi cabeza se enfocó en ello…. le metí la idea de bajar las 8 horas, y quería hacerlo… vamos por esas 8 horas…. yo sé que lo puedo lograr… y le empecé a meter…

Patagonia_04Justamente llegué a PAS Colorado (47K) en 6:10:20 y a pesar de que podía deshacerme de algo de peso dejando algunas cosas allí, no lo hago, sólo relleno, un vaso de Coca-cola, y continuo. El camino ahora es por una ruta principal, logrando apreciar lo hermoso del lugar. Los corredores que me rodean son de 42K, y a pesar de ello mi ritmo es mayor, por lo que más motivado y contento voy, focalizado en lograr esas 8 horas. Sorprendentemente, siento que la ruta tiene subidas más duras de lo pensado, y las piernas empiezan a quejarse, pero mi cabeza sigue firme en las 8 horas, y eso… eso vale mucho más, tanto es así que al llegar a PAS Bayos y a sólo 7K de la meta, mi reloj marca 7h15m, tenía 45 minutos para hacerlo… y sólo dependía de mí… Motivado estaba, pero mientras estoy en Bayos, una persona de la organización a quien yo no conocía, me alentó llamándome por mi nombre… wuaauu! por fin había encontrado un carrera donde en el PAS te traten por tu nombre, te conozcan… si era tan fácil, es cosas de verificar una hoja de excel impresa con los números de los corredores, mirar el bid del corredor, buscarlo y listo!… debemos aprender acá en Chile. Bueno, ese simple hecho, me motivó aún más, me dió la idea de que habían sido muy pocos los que antes de mi habían pasado.

Patagonia_05Bajé desde Bayos con la idea firme de terminar mi primer ultra bajo las 8 horas… el cemento de la ciudad de San Martín me recibía con sólo unos minutos de de ventana… doblo a la derecha y allá la veo… allí está, tan lejos que mi primera impresión fue de que no lo logro… pero no me iba a rendir en los últimos metros… así que corriendo a eso de 4:30 x km, crucé la meta en un hermoso tiempo de 7:58:34…. disculpen, peor puta que di dura pelea… y al cruzar, supe que esta pelea no la había comenzado 8 horas antes, sino que desde que decidí recuperarme y volver a correr a pesar de tener una placa de titanio en mi pierna… Cruzar la meta de Patagonia fue como un regalo por las miles de horas que me he sacado la cresta recuperándome, las horas de dolor en rehabilitación junto a mis kines, las horas de frustración de no poder correr siendo que amo tanto este deporte… pero allí estaba, cruzando la meta, con el abrazo sincero de mi compañera Carolina y la fuerza emocional de esos tres grandes corredores que murieron en ese accidente, Jorge, Cristian y Juan.

Gracias por leerme.

 Aquí el detalle de mi carrera:

 

Felipe Duarte E.

 

 

Comentarios